Una terraza sombreada por un plátano bicentenario, un jardín y una gran piscina le permitirán reposarse frente al Luberon y a los Montes de Vaucluse en un paisaje campestre.

Podrá tomar el desayuno en el jardín, frente a la naturaleza con el pueblo de Gordes como telón de fondo.